Reliquias del pasado
Dibujo digital - Ilustración

Moais (Isla de Pascua, Chile)

La Isla de Pascua (antiguamente denominada Rapa Nui) hoy en día es mundialmente conocida por albergar más de 800 intrigantes figuras esculpidas en roca volcánica de alrededor de 4 metros de altura distribuidas por todo su territorio: los moais (o Papa Nui).

Hay teorías que contemplan que estas esculturas orientadas hacia el interior de la isla son representaciones de antepasados (cada una tiene diferentes rasgos e inscripciones a lo largo de todo su cuerpo) que tenían la función de protegerla. Para ello, se las colocaba en sus cavidades oculares placas de coral y rocas rojas volcánicas a modo de ojos, obteniendo así el poder que las permitía cuidar de la comunidad.




Guerreros de terracota (Xi´an, China)

Considerado uno de los mayores hallazgos arqueológicos del siglo XX y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, los Guerreros de terracota constituyen una colección arqueológica de alrededor de 8000 figuras de arcilla a tamaño real (1,80 metros de altura media), que forman parte de un ejército creado para proteger y seguir después de la muerte al primer emperador de China Qin Shi Huang.

Todos las figuras, enterradas en formación de batalla a una profundidad de entre 4 y 8 metros, tienen rasgos y características que los diferencian entre sí, incluidos sus uniformes, que muestran los rangos militares a los que pertenecen. Estos guerreros estaban originalmente pintados con colores vivos y brillantes pero, debido a la exposición al aire, las figuras que han sido desenterradas han perdido estas cualidades, quedando sólo la materia prima en la que fueron esculpidas.




Stonehenge (Wiltshire, Inglaterra)

Este monumento megalítico de 30 metros de diámetro formado por grandes bloques de piedra distribuidos en cuatro circunferencias, continúa siendo uno de los conjuntos arquitectónicos más misteriosos del mundo que, incluso hoy, sigue sorprendiéndonos con interesantes hallazgos en cada nueva excavación.

Muchas teorías concuerdan en que Stonehenge se comenzó a construir hace más de 5000 años, siendo concebido en sus orígenes como un santuario (recientes estudios muestran que se creía que las piedras que forman los círculos interiores tenían poderes sanadores). Por otra parte, se cree que Stonehenge también cumplía función como calendario astronómico, ya que los diferentes puntos de este inmenso monumento marcan fenómenos tales como eclipses, equinoccios y solsticios.




Up Section